Sres. Miembros de la Fundación Apadim, Sres. Docentes, Auxiliares Técnicos, personal Jerárquico, Administrativos y mantenimiento. Sres. Asesores de las Subcomisiones de trabajo de la Institución, Sres. Miembros de la Asociación Apadim, Alumnos presentes, Padres y Amigos, Autoridades presentes y público en general,

No saben Uds. la emoción y la alegría que sentimos todos los que participamos en esta inauguración que tanto deseábamos desde hace muchísimos años. Anoche nomas cuando una buena amiga mía en una reunión social, se acercó para felicitarme por esta nueva inquietud y lo hizo con tanto cariño y verdadera alegría, sintiéndose parte de esto por razones familiares y por ser su amigo quién presidía esta etapa de Apadim, me di cuenta realmente, que a veces el trajín de los acontecimientos, nos aparta de los principales objetivos. Ella era sobrina de Laurita Ceballos, conocía todo el devenir de Apadim.

¡Esto me mostró que hoy tenemos que estar de fiesta! Tenemos que sonreír, tenemos que tener fe y esperanza: ¡Que esto será una puerta muy grande para nuestros jóvenes! Debemos trabajar todos juntos para que ellos vean cuanto los queremos. Y debemos hacerlo con alegría, con satisfacción y mucho cariño. No pueden las causas comunes de desentendimiento alterar esta alegría y paz. Ellos no lo merecen… Aquí solo pueden existir la paz, alegría y sonrisas. ¡El llanto no existe aquí! Solo la paz, la comunicación, el diálogo y la aceptación de nuestras diferencias, hará que no sólo los jóvenes sean más alegres y se incorporen a nosotros, sino que será más fácil lograr lo que queremos. Hagamos todo con mucha alegría, como la que sentimos hoy.

Brindemos en nuestros momentos de alegría y esperanza por un homenaje muy merecido por quienes son nuestros creadores de este complejo educativo que constituye Apadim.

Recuerdo sus nombres solo para eso, para rendir un homenaje: Laurita Ceballos, Vidal Ceballos, Miguel Angel Rey Nores y Sra., Luis Eduardo Molina Morra y Sra., René Rodolfo Soria y Sra. , Victor Fiorenza y Sra., Perlina de Jacobo, Zenón Sfaello, José Luis Garay, el Dr. Carlos Caballero y muchos más que no llegué a conocer. Al poco tiempo de su creación me incorporé para trabajar y así lo hicimos por muchos años junto a otros que aún participan en Apadim. Planeamos un gran futuro para nuestros jóvenes.

Después de la creación del instituto de enseñanza primaria, creamos otras especialidades, luego de pasar el colegio por estas paredes, construimos el edificio en el actual predio, les brindamos el Instituto Materno Infantil, para el tratamiento primario de madres e hijos. Creamos talleres de trabajo donde se enseñan oficios y labores: Carpintería, lavandería, trabajos en polietileno, cocina y panificación, trabajos de huerta y jardinería. Remodelamos el centro de Día, reformulamos la construcción de un Centro de Estudio con una plaza central de actos y Administración central, construimos la cocina-comedor amplia para su uso y aprendizaje, en fin les dimos la oportunidad de seguir adquiriendo conocimientos después de terminada su enseñanza elemental.

Nos quedaba solo pensar en ellos para su adultez. La mayoría de los socios fundadores, en asamblea, decidió que sus funciones deban ser mejoradas sin alterar lo ya obtenido y concibieron la creación de esta Fundación hace más de 20 años.
Así surge “Fundación Apadim”, con el solo objetivo de consolidar lo ya obtenido en la asociación y darle su apoyo incondicional tratando de centrar su actividad en los jóvenes adultos, mantener sus adquisiciones e incorporar otras adecuadas a su edad.

Nadie se animaba en aquellos tiempos a hablar del hogar sustituto, pero la idea yacía allí.
Se trabajó así, mucho en la inclusión de éstos jóvenes en la sociedad, en el mundo laboral y en la expansión de sus actividades en forma liberal. Se realizaron varios congresos con este espíritu. Estas etapas se cumplieron poco a poco…pero nos quedaba a todos el viejo sueño… Crear el Hogar sustituto como le llamamos en los primeros años. Hoy con una sonrisa amplía lo cumplimos. Hoy después de casi 8 años desde que inauguramos el edificio lo concretamos.
Pasan por nuestra mente Pety con todo su empuje. El arquitecto Cuenca asesor ad honoren de toda la obra. Los arquitectos D’urso y Esteban-Conadis- El ingeniero Hugo Brarda , gerente de Ferrum ¡y sigue nuestra alegría!
Hoy lo abrimos y lo festejamos. ¡Estamos llenos de orgullo!

No fue fácil, había cosas no previstas. Planificaciones, cambios estructurales del edificio, equipo generadores de electricidad, aprobación de bomberos, municipales, salud pública, personal especializado, directora, médicos, enfermeras, nutricionistas y cuanto más el que lo sabe es nuestro Administrador que es muy eficiente… ¡Ahora todo es alegría!

Honramos hoy a quienes hicieron realidad nuestro sueño.

Se decidió por unanimidad poner el nombre de Miguel Angel rey Nores al sector de este edificio que albergará a los adultos como su hogar y al salón de usos múltiples del Centro de Día a su primera directora y ejecutora del mismo Sra. Deolinda Elma Cantoni.

Dr. Henry Paladini